Aprendizaje de un nuevo idioma

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Por qué es importante la fonología para aprender idiomas.

La fonología es una parte de la lingüística que estudia los fonemas y su función en el sistema fonológico. Cada fonema es la unidad fonológica y se define como el modelo ideal de sonido en el plano de la lengua. Es, por tanto, una abstracción. Cada lengua contiene un número particular de sonidos o fonemas que comparten todos los hablantes de una misma lengua.

Dado que los fonemas son las unidades lingüísticas más pequeñas sin significado que están formadas por un haz simultáneo de rasgos distintivos, sirven para distinguir significados. Por ejemplo, hay diferencias entre los fonemas de las palabras coba y copa que nos permiten diferenciarlas. Se pueden clasificar los fonemas en dos grandes unidades:

aprender idiomas

  • Vocales:

emisiones de voz que no encuentran ningún obstáculo en su recorrido del aparato fonador. Un diptongo es el encuentro de una vocal débil con una fuerte en una sola sílaba. Cuando la vocal débil va delante, se trata de diptongos crecientes, mientras que si va detrás se trata de decrecientes.

  • Consonantes:

emisiones de voz que tienen más o menos obstáculos en su recorrido a lo largo del aparato fonador. En el idioma español, toda sílaba necesita de una vocal, puesto que sin ellas las consonantes no se podrían pronunciar.

El sistema fonológico español es el conjunto de fonemas tanto vocálicos como consonánticos que están interrelacionados entre sí y que establecen su valor por la oposición que cada una desarrolla frente a los demás. El castellano, por ejemplo tiene 24 fonemas, 5 vocálicos y 19 consonánticos.

También existen variantes no significativas de un mismo fonema, que son los llamados alófonos. En un contexto fónico, los sonidos contiguos se afectan entre sí, por lo que la posición que ocupa un fonema en una palabra es importante. Por ejemplo el fonema /g/ en la frase “un gato” no se realiza de la misma manera que en la frase “ese gato” ya que entre vocales tiene una realización alofónica fricativa.

Existen diferencias individuales, pues cada persona pronuncia de forma diferente los fonemas, sin que esto afecte al entendimiento. Por ejemplo, hay personas que no son capaces de pronunciar la palabra /perro/ por cualquier motivo patológico o por una congestión respiratoria.

Por si fuera poco, nuestro tono de voz no es constante, pues de lo contrario pareceríamos una máquina al hablar. Nuestra voz altera su tono y va cambiando según la frase que estamos diciendo sea una frase enunciativa, exclamativa o interrogativa. Cada subida o bajada o el mantenimiento del tono se conocen como tonema y es la unidad de medida de la entonación.

Todos estos factores son estudiados por la fonología. Prestar atención a todos ellos es esencial para poder hablar correctamente una lengua, lo que hace evidente la importancia de su estudio para dominar una lengua. Afortunadamente, la fonología es importante pues es una disciplina de la lengua que está al margen del tiempo, ya que el mecanismo de la articulación es siempre semejante a sí mismo. La fonología no estudia sólo relaciones lingüísticas sino que dichas relaciones tienen forma de sustancia fónica. No trata los elementos fónicos en sí, sino sus funciones dentro del sistema, aunque se basa en las descripciones que le proporciona la fonética, establece los fonemas de la lengua.

Toda esa información tiene que estar al alcance del estudiante por eso una buena escuela de idiomas con profesores nativos formados es una de las claves en aprender un nuevo idioma.

 

Leave a Reply